Seducción

¿QUERERLAS O ENTENDERLAS?


Uno de los aspectos más importantes al intentar seducir a una presa potencial es mantener la calma, cuando conoces a una chica que te gusta mucho a veces puedes caer en la desesperación y sobre todo comenzar a pensar las peores cosas, es por ello que debes guardar la compostura en todo momento, ya que aunque sientas la necesidad de hablarle sin premeditarlo, es mejor darle una oportunidad a la planeación para evitarte algún chasco:

  • La higiene personal juega un papel muy importante en este tema, por eso es sumamente necesario mantenerte arreglado en todo momento, las mujeres se dan cuenta de todo, se fijan en cada detalle, sobre todo aquéllo relacionado al trato que se les ofrece.
  • Busca un medio para hablarle, pero descarta llamarla por teléfono por lo menos hasta que exista la suficiente y mutua confianza; ya que estemos en media plática, enfócate en los intereses de tu compañero(a): qué le gusta hacer, cuál es su deporte favorito, qué tipo de música escucha, así reforzarás el lazo y podrás poner en práctica la información para futuras referencias.
  • Invítala a salir, pero que sea casual, como diciendo acompáñame a ver algo en una tienda y/o podemos comer un helado, cuando lo hagas y obtengas un sí, aprovecha la situación y sigue hablándole. Es importante hacer sentir cómoda a la otra persona, los cumplidos se agradecen pero tampoco hay que ser abrumadores, pregúntale sobre su día (pero recuerda, sin apuros, la calma te hace ser  en los momentos en los que estás nervioso, y si intentas cambiar tu personalidad por impresionar, te darás cuenta de los peores errores que puedes cometer y, de paso, perder el interés de tu acompañante).
  • Luego de esta interesante salida no le escribas inmediatamente, dale un espacio y deja que se tome el tiempo para considerar la experiencia; deja las preocupaciones de lado e invierte tu tiempo en deberes, ya que probablemente sea esta mutua ausencia la que haga el trabajo, tanto si se dio algún chispazo o no.
  • Llegó la hora de ser detallista: es bueno buscar un momento para volver a verse, pero en esta ocasión servirá ser más directo (un ¿quieres venir conmigo al cine? podría bastar) y presentarte con algún detalle (tampoco tienes que dejar ir la casa por la ventana), demuestra que lo que sientes es afecto y no que quieres comprarle con regalos; a partir de este momento, irán caminando la brecha que puede dirigirlos a esbozar una relación, conociendo si los sentimientos son recíprocos y se puedan expresar tal cual, solo recuerda no apresurar las cosas, ¡la desesperación es una trampa muy peligrosa!

Redacción


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *