Relaciones

Los temas incómodos en pareja


Si bien es cierto que cuando estás en pareja existe la suficiente confianza para hablar de cualquier cosa y compartir puntos de vista, también es importante tener en cuenta que hay temas que no deben tocarse, o al menos no a la ligera. Se debe tener cierto tacto para hablar de algunas cosas y la sabiduría para darte cuenta cuando son cosas en las que no debes inmiscuirte.

Ahí te van 5 temas en los que debes tener muchísimo cuidado a la hora de tratarlos con tu pareja.

  1. Los ex amores
    Y aquí nos referimos tanto a los tuyos como a los de tu pareja. Por una parte evita sacar a relucir a tu ex por cualquier cosa, el que menciones constantemente que tal cosa te lo recuerda o que tal situación ya la habías pasado con ella/él, incomodará a tu pareja, aunque no te lo diga: hay cosas que es mejor no mencionar.
    Por otro lado, si tu pareja ha decido no hablar de su ex, por las razones que sea, y te lo ha dicho claramente, evita estar indagando qué pasó o por qué tomó esa decisión, sólo respétala.
  2. Críticas sobre el aspecto físico
    Cuidado aquí. Una cosa es que te des cuenta que tu amorcito está descuidando su salud y le aconsejes que trate de cuidarse, de hacer ejercicio o comer mejor; y otra muy distinta es decir, por ejemplo, que debería operarse la nariz o ponerse implantes.
    Si así la aceptaste desde el principio, no vale que después te quejes, y mucho menos que hagas comentarios hirientes. Además, nadie es perfecto y seguro tu pareja también se aguanta 2 o 3 cositas que le gustaría cambiar de ti.
  3. argumentDecir que no lo hace bien.
    Y sí, nos estamos refiriendo al sexo. Y recalcamos, nadie es perfecto, lo que debes hacer es decirle las cosas que te gustaría experimentar, cómo te gustaría que te tratara. Nunca decirle que lo hace mal, simplemente no han encontrado el punto en que ambos queden totalmente satisfechos.
  4. Limitar sus relaciones sociales.
    Cuando decidimos tener una relación con alguien aceptamos todo el paquete. Ella o él ya tiene sus amigos y familia, y no es válido, bajo ninguna circunstancia, que le pidas (o exijas)  dejar de frecuentar sus demás círculos sociales. La excepción viene cuando te das cuenta que está en medio de alguna relación que es dañina física o emocionalmente, ahí sí se vale aconsejar y ayudarle a buscar ayuda.
  5. Competir con ella
    Cuando la mujer gana más, un macho dominante cualquiera querrá evitar eso a toda costa, mientras que un hombre centrado y maduro sabrá que hay cosas más importantes que el salario. Además, una pareja que sabe, se prepara y tiene metas, siempre resultará mucho más interesante que una que se queda siempre en casa: no es ver quién sabe más sino de crear una retroalimentación y compartir conocimientos.

 

Fuente: Open


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *