Relaciones

¡Las discusiones de pareja afectan tu salud!


Así es, más allá de deteriorar la relación, las constantes discusiones con tu pareja y el no saber llevarlas de forma correcta, terminarán por afectar tu salud física:

La página de la famosa revista Men’s Health, menciona que un estudio de la Universidad Northwestern realizado por la doctora Claudia Haase, y que tuvo una duración de dos décadas, reveló que el 80% de los hombres que tenían tendencias a enojarse durante las discusiones desarrollaron dolor en el pecho, elevación en el ritmo cardíaco y hasta falta de aliento; el porcentaje de hombres que mantenían la calma durante las peleas y que desarrolló los mismos problemas fue de 53 por ciento.

friends angry fight mad couplesDurante el experimento, las parejas llegaban al laboratorio cada cinco años para retomar las discusiones que tuvieron en ese lapso de tiempo. Las conversaciones eran grabadas y estudiadas tomando en cuenta las expresiones faciales, el lenguaje corporal y el tono de voz: cuando te molestas sube la presión arterial y tu corazón se acelera, esto trae como consecuencia a largo plazo el deterioro del corazón, aumentando el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Además del enojo, el cerrarte emocionalmente durante una pelea hace que se desarrollen síntomas que afectan la locomoción como tensión en los músculos y dolor de espalda; de los hombres que hablaban de sus sentimientos y mantenían contacto visual con su pareja, apenas el 23% desarrollaron estos malestares.

thehills the hills 1x01 the hills 101 heidiConclusión: como todo en esta vida, tenemos que aprender a discutir sanamante; porque, obviamente, es irreal creer que no vas pelear nunca con tu pareja, pero haciéndolo correctamente, además de solucionar las cosas de mejor manera, podremos evitar que nuestra salud se vea afectada.

Te estarás preguntando ¿cómo hacerlo entonces?… Para empezar, debes evitar tensar los músculos, se recomienda que ante la amenaza de que todo salga de control salgas a caminar para relajarte y dejar que las cosas se enfríen. Cuando retomen el tema, busquen entablar un diálogo constructivo sin llegar a los gritos ni tensarse. Expongan sus sentimientos y encuentren una solución.

 

Fuente: Redacción


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *