Moda y Estilo

La extraña relación entre un hombre y su coche


No nos engañemos, en la mayoría de los casos, los hombres tratamos a nuestro coche como si fuera nuestro propio hijo… quizá sea una analogía equivocada, pero es la mejor descripción que le podemos dar a esa extraña relación entre nosotros y nuestro coche, al que incluso llegamos a ponerle un nombre o un apodo.

Da igual que sea un coche de segunda mano o uno recién salido de agencia. Nuestro coche es posiblemente el objeto con más valor y cariño que podemos tener: sin embargo, las mujeres no suelen comprenderlo… y con este artículo intentaremos dar una respuesta a todas las personas que alguna vez se han preguntado ¿por que los hombres quieren tanto a su coche?

Generalmente solemos tener nuestro primer coche en la adolescencia, entre los 15 y 18 años, como regalo de nuestros padres o familiares, por haber terminado el curso escolar, sacar buenas calificaciones, en nuestro cumpleaños, etc.

¿Pero qué significa ese primer coche para nosotros?

La respuesta es sencilla… INDEPENDENCIA y LIBERTAD.

Es la primera vez que sentimos esa independencia de ser “adulto” o por lo menos ser tratado como tal… y sobre todo, de poder actuar como uno.

Con nuestro primer coche solemos tener las primeras experiencias que marcarán el resto de nuestras vidas, como esa primera vez que fuimos los amigos a esa fiesta inolvidable, o como esa otra en la que dimos el primer paso (o segundo) con la chica que nos gustaba… incluso alguna vez que nos hemos intentado ir de casa por una discusión con nuestros padres.

Las situaciones y experiencias que vivimos con nuestro primer coche son muy variadas, pero todas tienen algo en común, y es que nos dejan a los hombres una sensación y una emoción hacia nuestro coche que se quedará con nosotros el resto de nuestra vida, y se trasladará a nuestros futuros coches.

Por este motivo, la mayoría de los hombres solemos poner un cuidado especial a nuestro coche, lo “mimamos”… lo lavamos.. lo mantenemos siempre impecable (o por lo menos intentamos), cuidamos que no tenga ningún rayón, ninguna marca, y cuando algo le falla somos los primeros en llevarlo a arreglar. Podemos decir que nuestro coche es uno de nuestros mejores amigos, y por eso tenemos una relación, extraña desde un punto de vista externo, con nuestro coche.

Si bien nuestro primer coche es muy especial, el segundo que es el que generalmente compramos con nuestro propio dinero y esfuerzo, ¡por lo que es aún más especial! Porque es algo que nos ha costado nuestro propio sudor y esfuerzo.

El primer coche que compramos suele ser de segunda mano, para poder aprovecharlo al máximo. Hoy en día existen miles de sitios online como Carmudi y coches.net donde podemos echar un vistazo y comparar varias opciones antes de comprarlo. Y aunque no es un coche recién salido de agencia, se convierte en nuestro propio “hijo”…

Sabemos que muchas mujeres no entenderán esta extraña relación, puesto que para ellas es simplemente una herramienta práctica que las lleva de un sitio a otro… no le tienen tanto apego y aprecio como los hombres, pero es normal… genéticamente estamos cableados de forma distinta, pero esperamos que hayamos podido dar una visión sobre este tema de una forma entendible. 🙂

Redacción


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *