Éxito y Dinero

Que los de cobranza no se quieran pasar de listos contigo…


Ayer que iba en el metro de regreso a casa no pude evitar escuchar (tampoco quise hacerlo) la plática de dos jóvenes acerca de las molestas llamadas de cobranza que no dejan de fregarte la vida cuando tienes una pequeña deuda por ahí, y es que aunque es parte de su trabajo, los cobradores no deben pasarse de la raya a la hora de reclamar el pago.

Para empezar los Despachos de Cobranza son contratados por las Instituciones Financieras para recuperar lo que les deben pero no por eso pueden intimidarnos, su labor es sólo requerir extrajudicialmente el pago de algún crédito, préstamo o financiamiento que presenta atraso en su pago.

Foto por: Metros Cúbicos

Foto por: Metros Cúbicos

Lo que nos quita el sueño con tanto hostigamiento es que nos avienten a la cárcel o nos embarguen la casa, pero no pueden hacer ninguna de las dos si no hay una orden otorgada por un juez; es más, la orden del juez determina sólo un arraigo y la cosa podría ponerse grave únicamente si decides violar el mandato judicial y huir de tu residencia, ahí si ya te extenderían una orden de aprehensión. Toma nota: hasta el momento la cárcel por deuda no existe en el país.

Y si te has topado alguna vez con letreros que ventilan la deuda de una persona en la puerta de su edificio o de su casa, tienes que saber que las notificaciones del juzgado se hacen personalmente mediante un actuario o notificador, no hay razones para que tus vecinos se enteren de tu estado financiero.

Por cierto, no pueden llamarte fuera del horario de 7:00 a 22:00 horas y antes de iniciar el bombardeo se deben identificar, para que al menos sepas de quién se trata. En el caso de que hablen para cobrarte la deuda de tu ex esposa no caigas y recuerda que no esta permitido realizar gestiones de cobro a terceros.

Que no te intimiden y mejor échale ganas a pagar lo que debes, porque aunque nos caigan mal pues es nuestra obligación pagar lo que nos toca.

Fuente: Condusef


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *