Visión y Liderazgo

Consejos para ser un buen jefe y que tus empleados no huyan de ti


Tienes bajo tu cargo a un equipo de personas, o a varios equipos, pero no sabes qué está pasando que tu gente se va sin motivo aparente, su desempeño no es adecuado, se ven aburridos y sin energías… tal vez el problema surja de ti, en una de esas no sabes cómo ser un buen jefe:

Puede ser un verdadero lío que las cosas no marchen como deberían, tanto emocionalmente como a nivel productividad; por ello vamos a revelarte nueve aspectos en los que puedes estar fallando como líder, puede que sea una, dos o casi todas, lo prudente es que busques solucionarlas de inmediato, si no lo haces tus empleados se irán poco a poco…

  1. Se les pasa la mano con el trabajo.- Es una de las acciones que más desgasta a los empleados y, aunque resulte tentador exprimir lo máximo de los mejores elementos, esto puede resultar contraproducente; la razón es que al presionarlos de más se sienten castigados por ser buenos en su labor. Existen estudios que demuestran que la productividad por hora tiende a disminuir dramáticamente cuando la semana laboral excede las 50 horas de trabajo. En caso que sea imposible no incrementar la carga de trabajo de tus empleados estrella, tendrás que premiarlos con un aumento en su rango y/o salario, recuerda no sofocarlos.
  2. No reconocen el trabajo de los demás.- No subestimes el poder del agradecimiento cuando tus empleados hacen bien su trabajo, eso alimentará sus ganas de seguir haciéndolo bien. Encuentra la forma de reconocimiento que más se ajuste a tu equipo, ya sean felicitaciones públicas o incentivos económicos.
  3. No le da importancia a sus empleados.- Aquí encontramos una de las causas más comunes para que las personas abandonen su empleo: es simple, es porque no tienen una buena relación con su jefe. Equilibra ser profesional con ser humano, celebra los éxitos de tus empleados y no dejes atrás la empatía; no es agradable trabajar para una persona ocho horas al día y que no le interese en lo más mínimo tu estado personal, sólo tu productividad.
  4. No cumplen con lo que prometen.- Si honras tu palabra ante tus empleados generas una imagen de confianza y honorabilidad, por el contrario, si no te importan los demás y rompes tus compromisos, no generas que ellos crean en ti; lo peor es que tampoco sentirán la obligación de cumplir sus promesas.
  5. Ascienden a las personas que no lo merecen.- Un buen equipo de trabajo es deseable que se conforme de personas que se esfuercen por igual, si integras personas que no le echan ganas, desmotivas al resto. Otro punto, si promueves a los empleados incorrectos arruinas la situación, es un insulto para aquellos que dejan todo para realizar un buen trabajo. 
  6. Impiden el crecimiento de las personas.- Los empleados talentosos son apasionados, dales oportunidades para que consigan sus sueños y a la vez mejoren su productividad porque están satisfechos con su trabajo. Si siguen sus pasiones dentro de su área de trabajo, multiplican eufóricamente su desempeño y lo hacen con buena disposición. 
  7. Truncan el desarrollo de habilidades de su equipo.- Aprende a dirigir y a convocar juntas para ofrecer retroalimentación, así encuentras las áreas de oportunidad en las que tus empleados pueden desarrollarse. A los empleados no les gusta estar a la deriva, sienten que no te interesa el trabajo y se van.
  8. Son ineficaces impulsando el lado creativo.- Si no los dejas innovar porque en tu zona de confort las cosas están saliendo bien, harás que odien su trabajo; los limitas a ellos, limitas los resultados y te limitas a ti.
  9. No saben desafiar a las personas.- No significa que los presiones y los explotes, esto quiere decir que los provoques para que logren cosas que creían que eran imposibles. Pon objetivos para impulsarlos a atreverse a más, si tu gente es muy capaz y hace cosas demasiado sencillas, se aburrirá y se irá a un sitio en el que si lo desafíen intelectualmente.

Al final, piensa en cómo tratas a tu personal, cuál es tu desempeño y si no te estás estancando. Aprende a ser un buen jefe y no los aburras, conseguir empleados eficaces es muy difícil, no los decepciones.

Fuente: Entrepreneur


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *