Cuidado Personal

Los básicos del cepillado que desconoces


Desde que tenemos uso de memoria nos hemos cepillado los dientes día a día (o al menos eso pretendemos hacerle creer a la sociedad), pero muchos no lo hacemos ni de la forma ni en el tiempo ni con los productos adecuados, he allí la causa de que tus intentos de ser una persona civilizada vayan en picada.

Como buen Godín, tienes en tu cajón tu pasta, tu cepillo y tu buen enjuague (eso espero, porque si no andas dejando la huella zombie por toda la oficina después de tomar café o aventarte el cigarrito break), seguro corres a cepillarte los dientes cada que puedes o cuando el sueño y la ociosidad te están llegando, pero ¿qué tan bien lo haces?…

  • Para empezar, es un error cepillarte los dientes inmediatamente después de comer, aún más si tu dieta es ácida, ya que con los alimentos el pH baja; es mejor enjuagar la boca que cepillarse, pues antes de los 30 minutos posteriores a la comida sólo frotas el ácido contra la dentadura.
  • Cuando elijas el cepillo opta por los suaves o medios, no duros porque dañan las encías, quedando expuesta la raíz de la pieza dental. Por cierto, no olvides cambiarlo cada que sea vea dañado o cada tres meses. 
  • En cuanto a la pasta de dientes, que contengan flúor es más importante a que sean blanqueadoras, pues el flúor remineraliza lo dientes y los protege de las bacterias. La porción necesaria no es atascar el cepillo, con una bolita del tamaño de un guisante basta.
  • Las veces que debe de acontecer son dos veces al día, después del desayuno y la más importante, antes de dormir, porque con el sueño se produce menos saliva, si le agregas una cepillada más, mejor.
  • El cepillado no es express, si ya lo vas a hacer, que dure entre dos a tres minutos.
  • La forma de hacerlo es con movimientos cortos y suaves, con atención en la línea de la encía y lugares de difícil acceso: Primero los dientes superiores, luego los inferiores, después las superficies de masticación y por último la lengua. Se cepilla desde las encías hacía abajo, para quitar todas las cosillas acumuladas que generan caries.

Otro aspecto a considerar es la dieta, mantente hidratado para evitar que la boca se seque y proliferen bacterias, no abuces del café o del té, tampoco de alimentos ácidos o duros, menos pegajosos porque propagan las terribles caries. No te decimos que no los comas, sólo que sea con medida.

Fuente: Redacción


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *