Cuidado Personal

A la hora de tomar una ducha, ¿qué tan bien lo haces?…


La higiene personal no era una exageración de tu mamá, es fundamental para prevenir enfermedades, espero que hayas aprendido bien cómo tomar una ducha porque si lo estas haciendo mal podrías alterar la capa de lípidos que se encarga de proteger nuestra piel, lo que puede traerte problemas como dematitis, infecciones cutáneas y alergias… aunque no lo creas, es cierto.

Para evitar caer en las garras de la ducha mal tomada te damos estos consejos: 

  • No te bañes con el agua casi hirviendo, la temperatura demasiado alta reseca tu piel y afecta al manto lipídico.
  • Si te duchas 2×1 ten cuidado, sólo toma dos baños en un día si es indispensable y utiliza jabón sólo si has sudado, en caso de que practiques natación úsalo siempre después de salir de la piscina porque el cloro daña mucho tu piel, espero también haya quedado claro que nadar no cuenta como ducha del día.
  • Tu capa de lípidos tiene un pH ligeramente ácido de 5.5, esto para impedir el paso de microorganismos y así proteger nuestra piel, los jabones que debes utilizar deben tener pH cercano al de la piel y que no excedan de 6.5, así que a leer los empaques si no quieres atrofiar tu piel.
  • A mi me gustan más los jabones neutros, ya sean en gel o en barra, pero puedes sólo elegir alguno con poco olor y que contenga aceites, como el de oliva, el de almendras, el de trigo, palma o coco. Aunque los hombres amen esos jabones con el potente olor varonil, es mejor que investiguen qué tantos beneficios les traen.
  • No talles como si lavaras una hoya sucia, la piel exige amor y cuidados, masajea con la mano o con una esponja suave cada rincón de tu cuerpo.
  • Sécate a la perfección cada recoveco, ya habíamos hablado que la humedad produce hongos y lesiones en la piel, así como malos olores. La toalla tiene que estar limpia, no dejes que huela mal porque el olor se queda contigo, lávala regularmente.
  • Para lo más sensible, medidas extras: puede que un día tengas mucha prisa y no puedas esperar a que tus zonas especiales se sequen naturalmente, para esos momentos usa un secador de cabello, no muy caliente y a una distancia prudente.
  • Hidrata tu piel, no termina todo con el baño, aplica después de la ducha loción, crema o aceite corporal para reponer el manto lipídico, tampoco exageres, tu piel pide la necesaria.

Fuente: Men’s Health 


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *